Estar bien para vivir mejor

October 17, 2021

Estar bien es lo que nos permite vivir mejor. Sin embargo, no es frecuente oír hablar de bienestar, este ha pasado a un segundo plano para dejar como motor de nuestra vida la felicidad, pero incluso el camino de la felicidad es inalcanzable si no nos sentimos bien. Nuestro bienestar, entendido como la cara contraria al estrés, es el que nos permite gestionar con eficacia tanto nuestra vida personal como profesional. El éxito de nuestros proyectos depende de tres elementos: el tiempo, la energía y la gestión del estrés y sobre ellos es necesario centrar nuestros esfuerzos.

El 79% de los españoles afirma sufrir estrés y esto conlleva un alto impacto negativo en la salud y la calidad de vida. Según la OMS la ansiedad y la depresión cuestan a las empresas 1 billón al año, por eso cada vez más, la autogestión, la fortaleza mental y la productividad enfocada son habilidades esenciales para liderar nuestra vida, nuestros equipos y nuestras organizaciones.

Con frecuencia nos sentimos dispersos, estresados o saturado, nos cuesta concentrarnos y nos invade la sensación de que no somos capaces de llegar a todo. Si a esto unimos la falta de motivación o inspiración para avanzar en nuestras metas nuestra salud se acabará viendo afectada.

No somos los únicos, el bombardeo de estímulos es cada vez más frecuente. Las situaciones de incertidumbre, los cambios constantes, la creciente presión laboral y las permanentes interrupciones en el trabajo fomentan la dispersión mental y las conductas reactivas en las personas. El resultado es mayor ansiedad y estrés, que se traduce en un menor rendimiento, dificultades en la toma de decisiones y pérdida de salud.

Necesitamos dotarnos de una serie de herramientas que nos permitan controlar el estrés, que nos ayuden a motivarnos y rendir mejor y así poder gestionar nuestra vida tanto profesional como personal. Si controlamos el estrés aumentará nuestro nivel de energía y, además nos será mucho más fácil gestionar nuestro tiempo porque rendiremos más y mejor. Aprender a gestionar nuestro bienestar es invertir en salud y, por tanto, nuestra capacidad creativa y nuestro nivel de concentración. Desarrollaremos nuestros proyectos en tiempo y forma y esto repercutirá tanto en nuestra vida profesional como profesional. En definitiva, es necesario aprender a estar bien para vivir mejor.