El líder del día a día, clave para retener talento joven.

January 10, 2022

El líder del día a día, clave para retener talento joven.

Un pequeño gesto puede crear el mejor equipo.

Cuando pensamos en un líder, tendemos a asociarlo con aquellos que ocupan grandes puestos de responsabilidad, pensando que son los que mueven el mundo, pero la mayoría de las veces el verdadero líder es el que mueve día a día su entorno. Son personas capaces de inspirar a sus equipos con pequeños gestos que, en ocasiones, ni siquiera ellos mismos son conscientes de lo que representan.

Una de las características de estos líderes es su capacidad para retener en sus equipos a los talentos más jóvenes. Las nuevas generaciones se mueven por motivos diferentes, y estos líderes del día a día saben identificar, a veces de forma consciente y otras de manera casi natural, las razones que mueven a los jóvenes a quedarse en su equipo.

Si retener talento es un tema prioritario para las empresas ¿por qué ofreciendo un buen salario, flexibilidad, incentivos y formación no consiguen retener a los jóvenes? La clave está en la capacidad de liderar de sus jefes directos. Los jóvenes con talento saben que son capaces de aprender rápido, de hacer un buen trabajo y no temen cambiar de empresa. ¿Qué buscan para quedarse? Para nosotros estas son las características que debe tener un líder para retener el Talento joven:

1.   Crea un ambiente donde el error es un espacio de crecimiento y aprendizaje.

2.   No duda en ningún momento de las capacidades de las personas a quienes dirige para realizar lo que él sueña para su empresa.

3.   Hace visible a su equipo. Su poder depende de hacer poderosas a las personas y despertar posibilidades en ellas.

4.   Mira a los ojos de su equipo y se hacen esta pregunta ¿Qué estoy haciendo para que los ojos de este chico no estén brillando?

5.   Ve a las personas más allá de su relación laboral y es capaz de salir del día a día para entablar conexiones fuera de la burbuja del trabajo. Sabe preocuparse de cada persona de la forma en que lo necesita.

6.   Sabe encontrar el equilibrio para respetar las diferencias individuales de cada miembro del equipo.

7.   Pone disciplina y límites claros.

8.   Escucha las opiniones y da su criterio al respecto.

9.   Otorga feedback y reconocimiento constante por los comportamientos y no solo por los resultados.

10. Ayuda a gestionar los conflictos dentro del equipo. Crea buen ambiente, alegre y compasivo que les permita interactuar con facilidad dentro del equipo.

Esto no todos los líderes lo consiguen, sólo aquellos que, de manera consciente e inconsciente, llenan el día de su equipo con pequeños gestos: les sonríen, felicitan, preguntan cómo están o si necesitan ayuda. Es capaz de detectar sus necesidades de crecimiento profesional y se alía con ellos para formarlos y sacarles el máximo potencial.

En Amagi creemos en el valor de los pequeños gestos cotidianos como una vía de retener talento y te ayudamos a trabajar en ellos. A ser un líder del día a día también se aprende.