Conversaciones Difíciles

November 21, 2021

¿Tienes alguna conversación pendiente? ¿Por qué no la has tenido todavía? ¿Es posible que la estés posponiendo porque te resulta una conversación difícil? Pero ¿qué es en realidad una conversación difícil?

Una conversación no es difícil per se, una conversación es difícil para nosotros debido a tres razones importantes: una, que el tema que tenemos que tratar nos genera emociones muy fuertes. Dos, sabemos que la opinión de nuestro interlocutor no coincide con la nuestra, y, en tercer lugar, que en esa conversación hay cosas importantes en juego para nosotros y para la otra persona.  Sabemos lo que estamos arriesgando si no somos capaces de gestionarla bien, y el impacto que puede tener en nuestras vidas: un despido en nuestro trabajo, el fin de nuestra relación de pareja, un alejamiento de un amigo… y eso nos hace tener miedo a afrontarla.

Los seres humanos no estamos diseñados fisiológicamente para tener éxito en este tipo de conversaciones. Nuestro cuerpo está preparado para atacar o para huir cuando se encuentra ante una situación de estrés. En la medida que entendamos lo necesario que es conocer como actuamos y desarrollar una serie de habilidades para poder gestionar la dinámica de estas conversaciones se abrirá ante nosotros una serie de posibilidades que nos ayudarán a dar un enfoque exitoso.

El primer paso: La preparación

La manera de hacer frente a una conversación difícil tiene varios pasos, el primero es prepararla y para ello tenemos que hacer un análisis de varios factores que nos sitúen en esa conversación. En primer lugar, tenemos que ver cómo se comunica nuestro interlocutor. A veces, no es el tema a tratar lo que nos resulta complicado, sino la manera en que pensamos que se lo va a tomar la otra persona. En segundo lugar, hacer una reflexión sobre nosotros mismos ¿Cuál es mi estilo de comunicación cuando estoy bajo presión? Uno u otro podemos reaccionar de manera violenta, quedarnos en silencio, ser evasivos, intentar controlar la conversación sin dejar margen a la otra persona para exponer su punto de vista…Tengo que ser consciente de cómo me comunico yo. A continuación, qué voy a exponer ¿cuáles son los hechos objetivos sin que pasen por el filtro de mis prejuicios?, ¿cuáles son mis sentimientos y que valores están siendo vulnerados?  y, por último, saber qué quiero obtener con esa conversación.

A lo largo de una serie de artículos queremos ayudarte a afrontar este tipo de conversaciones desgranado estos aspectos y otros no menos importantes. ¿Tienes pendiente alguna conversación difícil?